Estamos atentos a lo que sucede en Chile y en el mundo con respecto al marketing y la protección de datos.

Noticias

Cristian Garcia_columna opinion

Opinión | Data privacy: ¿Se está sacrificando la privacidad en la lucha global contra COVID-19?

Cristián García, CEO Wunderman Thompson Chile y vicepresidente de la AMDD, desarrolla esta interrogante en en esta columna de opinión


Desde el estallido de COVID-19, el debate sobre la privacidad quedó en un segundo plano. Pero a medida que las empresas y los gobiernos recurren a la tecnología, como arma contra el coronavirus, las implicancias de privacidad vuelven a ser foco.

Hoy los gobiernos monitorean la propagación del virus, pero junto con esto abren la ventana para un acceso enorme de datos de los usuarios. Hasta el 8 de mayo de este año 5,3 millones de australianos habían descargado COVIDSafe, una aplicación respaldada por el gobierno que usa Bluetooth para intercambiar un «apretón de manos digital» con cualquier otro usuario que se acerque a un metro y medio de distancia. El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido está probando actualmente una aplicación similar, en la que ya se han señalado varios problemas de seguridad.

La oficina de seguridad interna de Israel redistribuyó la tecnología antiterrorista para rastrear el movimiento de pacientes con COVID-19 utilizando datos de teléfonos y tarjetas de crédito. En Rusia, las autoridades utilizaron un software de reconocimiento facial para localizar a una mujer que había «escapado» de la cuarentena. En las estaciones de tren de Corea del Sur, las cámaras térmicas controlan la temperatura corporal de los viajeros. Los drones en el Reino Unido han detectado e informado a personas que violan las regulaciones de distanciamiento social. El gobierno australiano está instalando hardware de vigilancia en algunos hogares para garantizar que cualquier persona en cuarentena permanezca en su lugar, con la amenaza de multas o encarcelamiento si no lo hace.

El 20 de mayo, Apple y Google, dos empresas que estaban siendo objeto de críticas importantes por la recolección de datos, lanzaron su software de notificación de exposición conjunta. Veintidós países de los cinco continentes ya han solicitado la API para respaldar el desarrollo de su aplicación. Mientras tanto, Facebook está compartiendo datos de ubicación con investigadores de COVID-19 para rastrear y predecir puntos de acceso.

Las plataformas menos obvias y aparentemente inocuas también están bajo la mira por preocupaciones de privacidad. El Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York prohibió el uso escolar de la aplicación de videoconferencia Zoom después de que el FBI advirtiera que era susceptible a la piratería digital. Otras aplicaciones gratuitas, como Google Hangouts y Facebook Messenger, están generando preocupaciones similares.

Como escribió el consejo editorial de The New York Times en un artículo de opinión el 7 de abril, “muchos estadounidenses ahora confían en las herramientas digitales para trabajar de forma remota y mantenerse conectados. No deberían tener que sacrificar su privacidad para usarlos «.

Sobre todo, porque, como expresó Maria Cantwell, senadora de los Estados Unidos, durante una audiencia el 9 de abril sobre el papel de las grandes tecnologías durante la pandemia, «los derechos y los datos entregados temporalmente durante una emergencia pueden volverse muy difíciles de recuperar».

Tanto los consumidores como los expertos todavía están lidiando con dónde trazar la línea entre la salud pública y la privacidad personal. Pero una cosa está clara: lo que está en juego en el debate sobre la privacidad de los datos es más alto que nunca. «Es importante tener en cuenta», dijo en mayo Woodrow Hartzog, profesor de ciencias de la computación y derecho de la Northeastern University, durante una conversación sobre privacidad y COVID-19, «que las decisiones que tomemos ahora afectarán la privacidad en los próximos años».